Se aprobó el permitir la designación de un tercer género (diverso) para las personas intersexo. Esta norma, permitiría una tercera opción para las los recién nacidos que no pueden ser identificados como “hombre” o “mujer” al poseer ambos tipos de genitales.

Sin embargo, la nueva norma exige para casos de personas adultas la presentación de un certificado médico que avale su condición. Esto ha sido fuertemente criticado por las organizaciones LGBTI, pues consideran que la norma debería acercar más la posibilidad de corregir los documentos de las personas trans, pero el requisito de un certificado médico es excluyente.

En ese sentido, la Asociación de Gays y Lesbianas de Alemania señala que la nueva legislación debería considerar los “factores sociales y psicológicos” del género, no solo el “físico”.

La intersexualidad no es lo mismo que la transexualidad. Ya que en la primera su sexo, desde el punto de vista fisiológico y anatómico, no se ajusta a un hombre o mujer. Mientras que en la segunda, si bien sí existe un sexo, las personas no se identifican con este.

Si bien en Chile celebramos recientemente la aprobación de la Ley Identidad de Género, para Alessia Injoque, vocera de Diversidad del Partido Liberal, “Este es un paso necesario, es una realidad innegable científicamente y que se invisibilizó por mucho tiempo. Ser intersexual es sólo una más de las múltiples variables de la diversidad y debería permitirse un registro acorde”.