El suboficial Patricio Sepúlveda, a cargo de la patrulla que terminó en el asesinato de Camilo Catrillanca Marín, también ocultó que portaba una cámara de grabación. 

Lo extraño es que este registro no fue entregado al Ministerio Público por el defensor de Sepúlveda, sino por el abogado que hoy representa a uno de los carabineros que dispararon ese día, Javier Jara quien obra como defensor de Raúl Ávila.

La situación evidenciaría que nuevamente los carabineros involucrados en el caso le mintieron, complicando así al general director de Carabineros Hermes Soto.


[VIDEO] Vía CNN Chile