Luego de la visita de un comité de emergencia encabezado por Sebastián Piñera el pasado lunes a la región de la Araucanía, dijo que se aplicaría la ley de Seguridad del Estado a quienes provocaran incendios intencionadamente, posterior a esto, se declara zona de catástrofe a las regiones de Biobío, La Araucanía y Los Ríos, el cual se extenderá durante 30 días.

La medida acordada, convenida en la actual Ley orgánica constitucional de los estados de excepción (18.415) estipula lo siguiente:

Durante el estado de emergencia, el jefe de la Defensa Nacional que se designe tendrá los siguientes deberes y atribuciones:

1) Asumir el mando de las Fuerzas Armadas y de Orden y Seguridad Pública que se encuentren en la zona declarada en estado de emergencia, para los efectos de velar por el orden público y de reparar o precaver el daño o peligro para la seguridad nacional que haya dado origen a dicho estado, debiendo observar las facultades administrativas de las autoridades institucionales colocadas bajo su jurisdicción.

2) Dictar normas tendientes a evitar la divulgación de antecedentes de carácter militar.

3) Autorizar la celebración de reuniones en lugares de uso público, cuando corresponda, y velar porque tales reuniones no alteren el orden interno.

 4) Controlar la entrada y salida de la zona declarada en estado de emergencia y el tránsito en ella.

 5) Dictar medidas para la protección de las obras de arte y de los servicios de utilidad pública, centros mineros, industriales y otros;
 6) Impartir todas las instrucciones para el mantenimiento del orden interno dentro de la zona. y
 7) Las demás que le otorguen las leyes en su calidad de tal.

Mientras tanto y casi en paralelo autoridades de Arica solicitaban ayuda para contrarrestar los fuertes efectos del invierno altiplánico en aquella zona, el cual ha causado fuertes estragos en la población nortina. Vlado Mirosevic, parlamentario del Partido Liberal y representante de dicho distrito manifestó:

 “Arica y Parinacota no está preparada para este nivel de lluvias estivales y las crecidas de ríos han generado muchos estragos desde la semana pasada. Por eso no me parece justo que no exista el decreto de zona de catástrofe para el norte y que sea la región con sus recursos la que deba enfrentar la crisis. Aquí han sido sobre todo los municipios con sus propios recursos los que han enfrentado la crisis. Recursos extras de Santiago todavía no se ven”.