Nicolás Maduro, asumió -en la sede del Tribunal Supremo de Justicia- un segundo mandato de seis años, considerado ilegítimo por gran parte de la comunidad internacional.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, comienza el 10 de enero un segundo período consecutivo como jefe de Estado hasta enero de 2025, sin embargo, asume el cargo en medio de críticas y rechazos de varios países a la legitimidad de su mandato.

En los dos últimos años Venezuela se ha visto inmersa en una profunda crisis económica que llevó a millones de personas a abandonar el país, y en 2017 tuvieron lugar violentas protestas que dejaron cientos de heridos y detenidos.

Los países sudamericanos intentaron mediar en la crisis y luego abordar los esfuerzos de ayuda a los migrantes venezolanos, pero la diplomacia ha dejado paso a un intercambio de acusaciones e insultos entre las autoridades.

Los opositores y varios países que conforman el llamado Grupo de Lima, informaron que no reconocerán a nuevamente a Maduro como Presidente de Venezuela.

Dicha decisión la adoptó el Grupo en su reunión del pasado 4 de enero, en la que cancilleres de 13 países acordaron en no reconocer el nuevo gobierno, que se inicia a partir de hoy, por considerarlo ilegítimo, a excepción de México, que no suscribió el documento.

A eso de las 12:00 horas, Nicolás Maduro inició su primer discurso de su segundo mandato. Agradeció a los miembros de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente y a los integrantes del Tribunal Supremo de Justicia. También a los alcaldes chavistas y los miembros de las delegaciones extranjeras. “Les quiero agradecer a los representantes de 94 países que respetan a Venezuela”, afirmó.

“El mundo es mucho más grande que el imperio de Estados Unidos”, continuó Nicolás Maduro en su discurso. “En América Latina y el Caribe se ha impuesto una visión de mirada ideológica extremista que nos ha ido dividiendo”.

Algunos países ya empiezan a tomar medidas tras el descontento masivo. Así, el presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, anunció la ruptura de las relaciones diplomáticas con Venezuela. Cerrará su embajada y retirará a sus diplomáticos.