El ex presidente uruguayo José Mujica, conocido mundialmente como “Pepe”, fue el principal impulsor de la legalización de la marihuana en su país.

Con una legislación de fines del 2013, Uruguay fue uno los países que regulan la producción -de monopolio estatal-, la distribución, la venta y el porte de marihuana. El principal objetivo de dicha política regulatoria era combatir el narcotráfico y otorgar un enfoque de salud pública para los consumidores.

En una reciente entrevista para BBC Brasil, Mujica volvió a explicar las razones de su política.

Para muchas personas, especialmente los jóvenes, usted se hizo conocido como la persona que legalizó la marihuana en Uruguay. Y ahora California legalizó la marihuana, y muchos otros estados norteamericanos hicieron lo mismo. ¿Cuál fue el resultado de ese experimento en su país?

La realidad (de las drogas) es mucho más profunda. Hace 80 años se combate el narcotráfico y apenas conseguimos arañar su superficie. Reconozcamos que, para cambiar ese cuadro, no podemos seguir haciendo siempre lo mismo. Tenemos dos problemas: la plaga de la dependencia de las drogas y la plaga del narcotráfico. Si empezamos a regular el uso de la droga, eliminamos el narcotráfico. Pero nos queda el problema médico. Identificando y conociendo al consumidor, podemos atenderlo a tiempo.

Las personas a veces se olvidan de cómo eran cuando eran jóvenes. Cuanto más se prohíbe a un joven, más quiere hacer las cosas. Yo creo que las drogas son una plaga, pero prohibir es como decir a la gente “¡pruebe!”. No hay bicho más estúpido que el ser humano, el único capaz de hacerse daño a sí mismo.

FOTO (CC): Protoplasma K.