“¿Por qué es aceptable que las mujeres sean secretarias, bibliotecarias y profesoras, y no que sean directoras, gerentes, médicas, abogadas y miembros del Congreso?”, expuso Shirley Chisholm en 1969 para defender la Enmienda por la Igualdad de Derechos de las Mujeres.

El primer secretario del Tesoro de Estados Unidos Alexander Hamilton, el líder de la independencia cubana José Martí, el abolicionista afroamericano Frederick Douglass, el escritor inglés William Shakespeare, el presidente Abraham Lincoln, el compositor Mozart… Todos tienen en común haber contribuido a la historia y por ello cuentan con monumentos en Nueva York. También comparten que todos son hombres.

Con el objetivo de aumentar la representación de mujeres en espacios públicos, la ciudad ha emprendido la iniciativa She Built NYC —en español, Ella construyó la ciudad de Nueva York— y acaba de anunciar que la primera congresista afroamericana de Estados Unidos, Shirley Chisholm, será la homenajeada inicial.

La noticia se dio a conocer en el que hubiese sido su 94ª cumpleaños, coincidiendo con el 50º aniversario de su elección a la Cámara de Representantes.

Congresistas musulmanas, afroamericanas y lesbianas hacen historia.

La Cámara Baja tendrá más de 100 mujeres. La somalíamericana de 38 años Ilhan Omar, por Minnesota, y Rashida Tlaib, de origen palestino, por Michigan son las primeras mujeres congresistas musulmanas.

También se ha elegido por primera vez a nativas: Deborah Halan, por Nuevo México, y Sharice Davids, por Kansas, que además es abiertamente lesbiana. Otras pioneras son Jahana Hayes de Connecticut y Ayanna Pressley de Massachusetts, afroamericanas elegidas por primera vez para representar estados de la región de Nueva Inglaterra.

También destaca la elección de Alexandria Ocasio-Cortez, quien es la mujer más joven en llegar al Congreso de los Estados Unidos por el distrito de Nueva York.